domingo, 5 de mayo de 2013

Libros de texto inteligentes, ¿inteligentes?

No se pierda lo último en "libros de texto", los vigilantes del alumno:
Saben cuándo se saltan páginas, cuándo dejan de subrayar pasajes importantes, cuándo no se molestan en tomar notas o, simplemente, cuándo no abren el libro. “Es una especie de Gran Hermano, pero con buena intención”, explica Tracy Hurley, decana de la escuela. (1*)

¿Es ese el ideal de libro de texto?

Una colega me acaba de pasar esa noticia de El Pais y me dice:
Y yo me pregunto... si es tan inteligente... ¿no puede comprobar si has entendido alguna cosa?, ¿si te interesa? ¿si se necesita memorizarlo o alguna cosa así?

La verdad es que la noticia me da la respuesta:
Adrian Guardia, profesor de dirección de empresas en Texas A&M, se fijó en un estudiante al que aparentemente le iba bien. Sus notas en los exámenes eran buenas y también lo que CourseSmart denomina su “índice de compromiso”. Pero Guardia también vio que el joven solo había abierto el libro de texto una vez.

A ver, ¿cuál es la conclusión? ¿El joven debería leer más el libro de texto o deberíamos tirar el libro de texto por la ventana por inútil?

El mismo Guardia llega al finalmente a la conclusión lógica, después de dos meses de utilizar estos libros inteligentes y comprobar que, aunque sus alumnos sacaban buenas notas, el libro se lo pasaban por donde querían.
Apunta algunas sugerencias pero termina (el artículo) con esta brillante frase:
“O puede que los libros de texto no sean tan buenos como yo creo”.


Pie de foto: 
Si todo lo que hacemos con el iPad es cambiar el soporte...

Abstract Machine: iPad vs Textbooks. 

http://www.flickr.com/photos/abstractmachine/6732650555/

Bajo licencia Creative Commons.




Interesados en la noticia completa, visitar El Pais en:
http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2013/05/01/actualidad/1367408335_779695.html

Y la empresa que lleva el tema, por si acaso le parece realmente una solución:
http://www.coursesmart.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada