miércoles, 11 de septiembre de 2013

Internet es sencillo. La clave son los "mondones"

Hace años decía, referido al uso del vídeo en la escuela, que el problema era quien tenía los “mondones” [1*]. La palabra “mondones” no tenía significados escatológicos, como alguno insinuó, sino que era la mezcla de “mandos” y “botones”. La clave para optimizar el uso del audiovisual en la escuela era que fueran los alumnos los que lo utilizaran, y no el profesor. Era dar la cámara al alumno. Era pasar el control del mando (y los botones) al alumno. En el artículo citado queda mejor explicado.
Y la clave para entender Internet y cómo utilizarlo en Educación es la misma: ¿quién tiene (o maneja) los “mondones”?

¿Quién maneja los “mondones”?

Dominique Voltón, ¡pobre!, pedía hace años que un comité de periodistas actuara censurando la información en Internet para asegurar su calidad. Su problema era quién tenía los “mondones” (que por cierto, él había perdido). En Internet éstos han pasado al usuario que es quien debe decidir a quien le da su confianza, de quien se fía. No depende de lo que le diga el maestro, el cura, el periodista… No depende de quien controla el cuarto poder, ni los tres primeros. Si la Wikipedia le da respuestas fiables (o “el rincón del vago” le proporciona fuentes que resisten la evaluación de sus profesores), esas son sus fuentes.  Así que los profesores y profesoras también se quedan sin “mondones”.

Los expertos se quejan ante la posibilidad de que cualquiera pueda escribir (y en ocasiones ser más leído). Los periodistas critican la “democracia informativa” (al tiempo que utilizan esas mismas fuentes de las que reniegan [2*]. El profesor universitario mira con desprecio las fuentes en las que beben sus estudiantes. Pero el problema es muy sencillo: están perdiendo el control de los “mondones”.

Hace poco Mariona Grané y yo escribíamos un artículo sobre los grandes interrogantes educativos que plantea la sociedad del conocimiento [3*]. Pero ahora, repasándolos, veo que, en el fondo, todo sigue siendo un problema de mondones. El primer interrogante, la autoridad, resumen los otros. Por ejemplo, las redes sociales son vilipendiadas o, cuando un profesor/a las utiliza en el aula, se asumen como si fueran comunidades de aprendizaje y no redes. Y esto es así porque en las redes sociales no existe una verticalidad, es decir, una verticalidad en el uso de los mondones [4*].

Otros, más sesudos que el pobre autor de estas líneas, hablarán del poder. Y nos recordarán que en Internet también se crean estructuras de poder.

Vale, total, un problema de mondones. ¿Quién tiene los mondones en Internet? ¿Y en la escuela? Partidarios de las teorías conspiratorias a nivel global, abstenerse, no porque no existan (que haberlas, haylas) sino porque una y otra vez la historia nos sorprende. Busque ejemplos el lector avezado.



[1*] La explicación de los “mondones” aparece en la presentación de este libro:
Bartolomé, Antonio R. (1999). Nuevas Tecnologías en el aula. Guía de supervivencia. Barcelona: Graó.
Recuperable desde:
https://www.researchgate.net/publication/256456401_Nuevas_Tecnologas_en_el_aula._Gua_de_supervivencia?fulltextDialog=true&ev=prf_pub_xaddfulltext

[2*] La falta de rigor que tradicionalmente los periodistas han mostrado cuando han reproducido sin filtro alguno la información que le proporcionaban los departamentos de prensa de los ejércitos (o sus equivalentes cuando aún no existían) la siguen mostrando cuando reproducen información que circula por las redes o que ellos mismos creen haber encontrado. Desde luego, un criterio de fiabilidad hoy no es ciertamente el aval de un profesional del periodismo. Mejor fiarse de las propias estrategias con las que, en Internet, afortunadamente, podemos verificar fuentes y contenidos.

[3*]
Bartolomé, A. y Grané, M. (2013). Interrogantes educativos desde la sociedad del conocimiento. Aloma. Revista de Psicologia, Ciències de l’Educació i de l’Esport, 31 (1), pp.73-82.
Recuperable desde:
http://www.revistaaloma.net/index.php/aloma/article/view/173/115

[4*]
Sobre las diferencias entre comunidades y redes, ver:
Amartino, Mariano (2007). Comunidades y Redes Sociales. En el blog Denken Über, 12/6/2007. Citando a David Coleman (no localitzat l’original).
Recuperable desde:
http://www.uberbin.net/archivos/comunidades-online/comunidades-y-redes-sociales.php


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada