martes, 24 de septiembre de 2013

Tómelo de un ex-periodista: adaptarse o morir (dirigido a profes de universidad)

Lamentablemente está en Inglés. Y no me siento con ánimos de traducirlo. Aportaré un resumen. Pero si se maneja mínima en la lengua del imperio, no deje de leer el post de Byron P. White "Take It From an Ex-Journalist: Adapt or Die"("Tómelo de un ex-periodista: adaptarse o morir") publicado hace unas horas en The Chronicle of Higher Education:
http://m.chronicle.com/article/Take-It-From-an-Ex-Journalist-/141779/?cid=wc&utm_source=wc&utm_medium=en

White fue periodista, llegó a cargos directivos y se enfrentó en los ochenta a reuniones con colegas en que afrontaban los cambios que se producían en la prensa, el cierre de periódicos y la pérdida de lectores.

Desde hace años es profesor en una universidad y participa en reuniones similares de académicos que se enfrentan a una situación que tiene bastantes analogías. Entre otras, un final anunciado si no se adopta una postura de mente abierta frente a los cambios.

Entonces, hace 25 años, la culpa no era de los lectores que dejaban de serlo (ni por supuesto de los periodistas) sino que la causa se encuentra en unos profundos cambios que obligan a cambiar el modelo de gestión, o, si lo prefieren, el modelo de negocio [1].

¿En qué fallaron entonces los periodistas?

Primero, no se creyeron que tuvieran que cambiar.
Segundo pensaron que era el público el que estaba equivocado.
Finalmente, no se dieron cuenta de que el cambio iba mucho más lejos de lo que nunca habían experimentado (incluso se creen que todo consiste en poner la prensa en Internet).

¿Y el profesorado en la Universidad?
¿Ha encontrado alguno que piensa que no hace falta cambiar y sigue dando sus clases magistrales mientras sus alumnos/as toman apuntes para luego pasar un examen?
¿Se ha tropezado con alguno que piense que sus alumnos se equivocan cuando se envían Whatsups o usan Facebook en vez de escucharles atentamente?
¿Y ha visto a algún profesor colocar los mismos materiales que antes daba a leer mediante fotocopias o en papel, que ahora los colocan en un campus virtual para que los lean sus alumnos, y creen que están adaptándose a los tiempos?

Por supuesto, el cambio va mucho más lejos. Y esta entrada no da para más. Cómo tuiteó @carlospino2001 a raíz del seminario "Redefiniendo la universidad": "La universidad no necesita una redefinición, necesita nacer de nuevo".

Pero bueno, a todos nos llegarán nuestro San Google [2]




Julieta Bonazza: "Cerdo"


[1]
Claro que a nosotros los profesores de universidad, oír la palabra "negocio" nos pone las carnes de gallina (léase nos aterroriza). Eso no es un problema. El problema es que lo hacemos porque consideramos que somos seres superiores en torres de marfil que poseemos la sabiduría, que nadie nos puede quitar del pedestal porque si lo hacen atentan contra el conocimiento, que sabemos qué y cómo deben aprender nuestros alumnos, que estamos aquí para guiarlos en ese difícil camino hacia la madurez humana (y el contrato de trabajo) y que si, al final, no logran aquella (o éste) se debe a su exclusiva falta, pues de haber seguido fielmente nuestros sabios consejos su vida habría sido plena y satisfactoria.

[2]
Para los que desconozcan el refrán de referencia (y no se trata de ningún homenaje a Google, Dios me libre): cuando alguien no tiene en cuenta una realidad o se pavonea de su vida o en otros casos, en España utilizamos la frase "a todo cerdo le llega su San Anton" (en otras versiones, su San Martín) haciendo referencia a los cerdos que viven holgando en el campo, y avisándoles que llegará el día de la matanza (la fiesta de San Anton o San Martín). También se expresa "a todos les llega su hora". Así que también a las Universidades nos llegará el día en que alguien, al estilo de alguna de las cosas que ha hecho Google, nos enviará a la calle. Aunque espero que no sea "Udacity".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada