domingo, 28 de septiembre de 2014

MOOC. Y es que estaban caducados.

El 4 de abril de 2013 comparaba los MOOC con una lata de conservas, cara eso sí (La clase boca abajo o la clase enlatada (flipped classroom vs. MOOCs).

El 7 de junio del mismo año los comparaba con el rancho que servían en el cuartel a los milicos (¿Por qué hacer un MOOC tipo “rancho”?).

Incluso publiqué un artículo sobre los MOOC en Comunicación y Pedagogía (1*) y ahora está pendiente un artículo más sesudo en Comunicación.

Total, ¿para qué? Miguel Zapata me lo ha dejado muy claro comentando en xxx la entrevista de Fast Company a Sebastian Thrun (2*).

Ni lata de conservas ni rancho cuartelero: simplemente, se le ha pasado ya la fecha de caducidad.

Aunque todavía siguen algunos gobiernos poniendo dinero a chorro.

Déjeme sólo reproducirle el último párrafo de Miguel Zapata en su lúcido análisis:
Muchos han visto la declaración como una admisión de derrota para la idea de que “los MOOCs suponen una democratización de la educación superior”. También supone la confirmación, como una cura en salud, de que en su esencia, Udacity, una empresa financiada con capital de riesgo, está más interesada en las ganancias que en ayudar a educar a los estudiantes menos favorecidos. 
Recuerde, mire siempre la fecha de caducidad de los productos que consuma.




(1*)
Bartolomé, A. (2013). Qué se puede esperar de los MOOC. Comunicación y Pedagogía, 269-270, pp. 49-56.
http://www.centrocp.com/que-se-puede-esperar-de-los-mooc/

(2*)
Zapata-Ros, M. (2014). Los MOOCs han muerto (3). En Redes Abiertas (28/9/2014). http://redesabiertas.blogspot.com.es/2014/09/los-moocs-han-muerto-3.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada