lunes, 6 de abril de 2015

Principios para una educación Hacker

Me llega de Brasil un breve texto fresco y estimulante, de Nelson Pretto (Hackear la Educación, Fracta, 2015).

Frente a una escuela basada en la lógica de la distribución de la información, el autor nos lleva a una basada en la lógica del activismo social. Frente a los “crackers” que entran en el campo de la criminalidad y el delito, los hackers representan ciudadanos activos y que luchan por el acceso abierto a la información y al conocimiento.

Hackear la Educación es la oportunidad para convertir la escuela en un vivero de ciudadanos comprometidos con el conocimiento pero también con una sociedad más justa y solidaria. Hackear la Educación es proporcionar a nuestros alumnos y alumnas las herramientas para un futuro mejor para todos.

El texto está en portugués (seguido de una traducción al Inglés) pero no querría que los lectores de lengua hispana se perdieran estos siete principios para una educación Hacker que resumo a continuación.

Principios para una educación Hacker (Pretto, 2015)

El acceso a cualquier material docente debe ser total para los que quieren aprender.
Desconfiar de la autoridad significa pensar que profesores, libros y cualquier fuente de información deben ser leídos críticamente.
Los procesos de aprendizaje deben orientarse a la creación y producción de cultura y conocimiento, y no al mero consumo.
Es necesario comprender la diversidad de saberes, culturas y conocimientos aportados a la escuela por alumnos, profesores, medios y materiales didácticos.
La copia es parte del proceso de aprendizaje.
El error no debe ser criminalizado y ni siquiera evitado, pues forma parte del proceso de aprendizaje.
La arquitectura de las escuelas debe posibilitar que las actividades se den de forma más libre y colectiva.

Para quien desee el acceso al artículo me he permitido colgarlo, pero también es posible visitar la web de la revista que en breve lo colocará.



Pretto, Nelson (2015). Hackear a Educação.  Facta, revista de Gambiologia, 3, 76-81.
Traducción al Inglés, pp. 82-83.
http://www.facta.art.br

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada