martes, 27 de octubre de 2015

Ahora son las universidades quienes van al paro

Bootcamps o ¿Vd. se matricularía en un curso de Jibascript universitario?


Hace una semana se planteaba si los profesores/as universitarios iban a terminar jubilados antes de tiempo (1*). Pues ahora quienes deben preocuparse del tema son los rectores. Y todo por culpa de los bootcamps o campos de entrenamiento (2*).

Básicamente son programas de formación creados por alguien que detecta un problema y lo resuelve. Y el problema se produce cuando la industria y la sociedad comienzan a plantear que necesitan en sus empleados o ciudadanos ciertas competencias y hay que formarlos. Y la universidad no responde.

¿Se impone un nuevo lenguaje de programación, llamémosle “JIBASCRIPT”? Veamos el proceso en una universidad española.

Comencemos por lo fácil: algún profesor avanzado lo cita en clase. Si quiere incluirlo “oficialmente” en su plan docente tardará un año mínimo en que aparezca, pero si desea que haya una asignatura específica su espera puede oscilar entre pocos y muchos años, además de superar numerosos trámites burocráticos y de luchar con otros profesores para defender su propuesta entre la escasa optatividad ofrecida. Si quiere ofrecer un programa completo, un máster, la cosa se complica.

Pero claro, seamos serios, la universidad ofrece calida de formación. Así comenzaremos por ofrecer un currículum adecuado. Quizás empecemos por “Jibascript en la Prehistoria: primeras manifestaciones”. Otras asignaturas serían “Teoría y fundamentos del Jibascript”, “Análisis comparativo del Jibascript en diferentes países”, “Bases de ortografía para el Jibascript”, “Ética y estética del Jibascript”, etc. Y, sí, por supuesto, alguna práctica al final.

Para ofrecer este máster será necesario reclutar profesorado. Un profesorado de calidad, no faltaría más. Entre un informático sin estudios universitarios, especialista en Jibascript, y un doctor en Ciencias Informáticas y matemáticas, que nunca ha programado con él: ¿quién será el elegido?

Y llegarán los alumnos: para matricularse les pediremos unos requisitos como haber hecho el bachillerato, obviamente necesario para programa con Jibascript. Además el máster tendrá lugar entre septiembre y junio: será imposible realizarlo en tres meses. Tendrá que pasar exámenes, acudir a clases y todo lo que consideremos que asegura la calidad de nuestra enseñanza.

Vayamos al otro lado, alguien decide que programar en Jibascript es algo que necesita la industria y algo que quieren aprender algunos jóvenes. Así que monta un “bootcamp” de 12 semanas, cobra 9000 dólares, incluyendo la comida, selecciona a los mejores programadores de bootcamp que estarán con ellos día y noche. Y estos chicos y chicas volverán a su empresa (o se dirigirán a una nueva) diciendo:

- ¿De verdad no tienen a nadie que sepa programar con Jibascript? ¡No se preocupen!

Y yo le pregunto: ¿Vd. se matricularía en un curso de Jibascript en mi universidad (cuando por fin lo ofrezca)?

NOTA
Si busca un bootcamp quizás le interese:
https://www.thinkful.com/bootcamps/all



(1*)
Profesores universitarios en el paro
http://basiletic.blogspot.com.es/2015/10/profesores-universitarios-en-el-paro.html

(2*)
Ducoff, N. (2015). Bootcamps No Longer Outside Scope for Higher Education Institutions. The evolllution (2015/10/22).
http://evolllution.com/revenue-streams/market_opportunities/bootcamps-no-longer-outside-scope-for-higher-education-institutions/



IMAGEN
Oklanica: bootcamp.
https://www.flickr.com/photos/oklanica/7717130790
 Distribuida bajo una licencia Creative Commons


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada