sábado, 28 de noviembre de 2015

Trátalos como perros



O como personas.

Si enseñas o educas, eres formador o maestro/a… no importa. Hay dos formas de tratar a tus alumnos.

Trátalos como personas, con un juicio racional, capaces de tomar decisiones. No les enseñes respuestas a preguntas ya hechas, y tampoco les hagas elaborar respuestas a preguntas que nunca se plantearon (1*). Oblígales a que decidan, a que escojan su camino, construyan su futuro construyendo su presente. Son ciudadanos digitales, que participan en las decisiones colectivas, encontrando críticamente la información relevante pero también contribuyendo a crear el conocimiento colectivo (2*). Nos les acostumbres a permanecer sentados escuchándote, con sus ojos abiertos, pasivamente encadenados a su pupitre sin capacidad para reaccionar como peces de colores en una gran pecera llamada aula (3*). Por el contrario, haz que su experiencia de la escuela sea la de un espacio de creación, libre, en el que dtoman decisiones de las que serán responsables, para bien y para mal.

Trátalos como personas. Pero también podrías escoger otra opción:

Trátalos como perros. Adiéstralos, enséñales conductas que tu mismo/a aprendiste de tus maestros. Hazles repetir o regálales premios, insignias: la clase será un divertido juego en el que aprenderán muchas cosas que todos creemos útiles para la vida (4*). No necesitarán aprender a traerte la pelota pero sí a escribir como tú crees que hay que escribir. Deja el ejercicio de saltar por el aro y concéntrate en hacerles leer los libros que todos sabemos que les convienen. No les dejes elegir, tomar decisiones, construir su currículum ni construir su camino en la vida. Eso sí, adáptate a cada alumno/a, considera a los diferentes, ofréceles juegos diferentes (5*). A fin de cuentas no son iguales un labrador que un caniche. Estudia la psicología de tus alumnos, aprende cómo reaccionarán y hazles felices en un mundo feliz (6*).

No hablo de tratar a tus alumnos/as a patadas, con disciplinas impuestas o reglas cuartelarias. Hablo de tratarlos como perros, como amigos del hombre, educarlos con premios (y ¿quizás algún castigo? ¿o no?), hacerles que se sientan felices. Perros felices.

Trátalos como perros…

Y obtendrás perros.




ACLARACIÓN
En otras entradas siempre he preferido el respeto que proporciona el trato de “usted” a la proximidad que obtenemos al hablarnos de “tu”. En ésta no ha sido así. Pero Vd. no es un perro: si le intriga el porqué, busque su respuesta.




DEDICATORIA:
Quería dedicar esta entrada a tantos alumnos que, a pesar de haber sido educados como perros, supieron convertirse en personas. Pero finalmente creo que haré una dedicatoria a Luki, Duna y Kala, esos tres perros a los que eduqué como perros, vivieron felices en casa, amigos fieles como pocos, y que, cuando me miraban directamente, con sus ojos inteligentes y llenos de vida, parecían decirme: “Nosotros también podemos ir más lejos”.




NOTAS
(para no repetir lo ya dicho)

1
Preguntas y respuestas en el siglo XXI
http://basiletic.blogspot.com.es/2014/08/preguntas-y-respuestas-en-el-siglo-xxi.html

2
¿Sus alumnos son ciudadanos digitales responsables? Nueve claves.
http://basiletic.blogspot.com.es/2015/10/sus-alumnos-son-ciudadanos-digitales.html

3
Peces de colores. ¿Le escuchan sus alumnos?
http://basiletic.blogspot.com.es/2015/09/peces-de-colores-le-escuchan-sus-alumnos.html

4
Gamificar está de moda. Donde encontrar información.
http://basiletic.blogspot.com.es/2013/10/gamificar-esta-de-moda-donde-encontrar.html

5
No basta con que sea de su talla (Adaptive shoes)
http://basiletic.blogspot.com.es/2014/08/no-basta-con-que-sea-de-su-talla.html

6
Felizmente, Aldous Huxley nunca acertó en su novela.

IMAGEN
David Locke: dog.
https://www.flickr.com/photos/davidlocke/3600836516
Distribuida bajo una licencia Creative Commons:
https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada