miércoles, 28 de octubre de 2015

La web 4.0. La Web ubicua

¿Un paso más?

No podía faltar. Si existía la Web, la Web 2.0, la 3.0… debía llegar la 4.0.

Las sagas responden a veces a una falta de creatividad, tanto como al deseo de beneficiarse de los que nos precedieron. Así que la pregunta es: ¿existe una web 4.0?

Si buscamos definiciones por Internet encontraremos de todo. Ésta es mi aportación:

La Web, la primera, la buena, encerraba en sí misma mucho (¿todo?) de lo que ha ido viniendo después. Pero en gran medida fue un salto tan grande que de ella sólo conocimos su capacidad de unificar en un espacio de comunicación lo que estaba disperso. Hay que decir que la Web 1.0 fue una gran solución para hacer frente al exceso de información almacenada durante siglos. Pero también generó más información todavía.

La Web 2.0 se caracterizó (O’Reilly dixit) por hacer de ella la plataforma. Todo estaba en la Web y de ahí se deducía todo lo demás. Pero la Web 2.0 superó al mismo O’Reilly y su definición, siendo de hecho identificada con una de sus consecuencias: la Web social. Y es que cuando todo está en la plataforma pasa como cuando todas las tiendas estaban en el mercado: allí nos encontrábamos todos. Y entre todos hemos hecho, en la Web 2.0, cosas que ni imaginábamos. Por ejemplo, desarrollar una inteligencia colectiva o ser creadores sociales. Entre todos podemos hacer frente a la ya demasiada información disponible (marcadores sociales por ejemplo) pero, ay, creando colectivamente, también seguimos incrementando más la información disponible. Y el conocimiento, claro.

La Web 3.0 reconozco que nunca me gustó. Pero parece una buena solución: ¡pidamos ayuda a las máquinas!. Se trata de que sean ellas las que hagan frente a esas “toneladas” de información para facilitarnos los resultados que necesitamos. Eso implicaba que debía trabajar con significados más que con palabras. Aparece la Web semántica que muchos no quieren identificar con la Web 3.0 pero que va de la mano. Lo que no me gusta es que para todo esto necesitamos máquinas inteligentes y por ahora no pasan de ser algo menos que listillas.

Pero la realidad es que, mucho o poco, algo van haciendo y ahora tenemos un nuevo problema: cómo acceder a esa información seleccionada (sea por máquinas, sea social) en cualquier momento, en cualquier lugar. La realidad aumentada es una de las soluciones: mezclar el mundo real y toda esa información que conforma el mundo virtual. Pero para eso necesitamos que la Web esté en todas partes: será la Web ubicua. Y claro, le toca el número 4: la Web 4.0.

Los educadores, siempre tan amantes de la ley de martillo de Chadwick, ya estamos pensando en cómo utilizar esos nuevos juguetes en la Educación. ¡A por ellos!

¿Un paso más? ¿Un paso adelante?

Personalmente creo que sí. Que durante unos años vamos a jugar de modo incontrolado y cometeremos muchos errores, pero que esto nos servirá para avanzar y para aprender a gestionar ese monstruo que nos acecha: una información y un conocimiento cada vez mayor.

Pues sí (espero): un paso más.



Dada la gran cantidad de información que hay en la web sobre cualquiera de ellas, no incluyo ninguna referencia para esta simplificada pero, espero, clarificadora entrada.
IMAGEN
Openclipvectors
https://pixabay.com/es/monstruo-demonio-diablo-el-mal-158154/
Distribuida bajo una licencia CC, incluye usos comerciales.
https://pixabay.com/service/terms/#usage


martes, 27 de octubre de 2015

Ahora son las universidades quienes van al paro

Bootcamps o ¿Vd. se matricularía en un curso de Jibascript universitario?


Hace una semana se planteaba si los profesores/as universitarios iban a terminar jubilados antes de tiempo (1*). Pues ahora quienes deben preocuparse del tema son los rectores. Y todo por culpa de los bootcamps o campos de entrenamiento (2*).

Básicamente son programas de formación creados por alguien que detecta un problema y lo resuelve. Y el problema se produce cuando la industria y la sociedad comienzan a plantear que necesitan en sus empleados o ciudadanos ciertas competencias y hay que formarlos. Y la universidad no responde.

¿Se impone un nuevo lenguaje de programación, llamémosle “JIBASCRIPT”? Veamos el proceso en una universidad española.

Comencemos por lo fácil: algún profesor avanzado lo cita en clase. Si quiere incluirlo “oficialmente” en su plan docente tardará un año mínimo en que aparezca, pero si desea que haya una asignatura específica su espera puede oscilar entre pocos y muchos años, además de superar numerosos trámites burocráticos y de luchar con otros profesores para defender su propuesta entre la escasa optatividad ofrecida. Si quiere ofrecer un programa completo, un máster, la cosa se complica.

Pero claro, seamos serios, la universidad ofrece calida de formación. Así comenzaremos por ofrecer un currículum adecuado. Quizás empecemos por “Jibascript en la Prehistoria: primeras manifestaciones”. Otras asignaturas serían “Teoría y fundamentos del Jibascript”, “Análisis comparativo del Jibascript en diferentes países”, “Bases de ortografía para el Jibascript”, “Ética y estética del Jibascript”, etc. Y, sí, por supuesto, alguna práctica al final.

Para ofrecer este máster será necesario reclutar profesorado. Un profesorado de calidad, no faltaría más. Entre un informático sin estudios universitarios, especialista en Jibascript, y un doctor en Ciencias Informáticas y matemáticas, que nunca ha programado con él: ¿quién será el elegido?

Y llegarán los alumnos: para matricularse les pediremos unos requisitos como haber hecho el bachillerato, obviamente necesario para programa con Jibascript. Además el máster tendrá lugar entre septiembre y junio: será imposible realizarlo en tres meses. Tendrá que pasar exámenes, acudir a clases y todo lo que consideremos que asegura la calidad de nuestra enseñanza.

Vayamos al otro lado, alguien decide que programar en Jibascript es algo que necesita la industria y algo que quieren aprender algunos jóvenes. Así que monta un “bootcamp” de 12 semanas, cobra 9000 dólares, incluyendo la comida, selecciona a los mejores programadores de bootcamp que estarán con ellos día y noche. Y estos chicos y chicas volverán a su empresa (o se dirigirán a una nueva) diciendo:

- ¿De verdad no tienen a nadie que sepa programar con Jibascript? ¡No se preocupen!

Y yo le pregunto: ¿Vd. se matricularía en un curso de Jibascript en mi universidad (cuando por fin lo ofrezca)?

NOTA
Si busca un bootcamp quizás le interese:
https://www.thinkful.com/bootcamps/all



(1*)
Profesores universitarios en el paro
http://basiletic.blogspot.com.es/2015/10/profesores-universitarios-en-el-paro.html

(2*)
Ducoff, N. (2015). Bootcamps No Longer Outside Scope for Higher Education Institutions. The evolllution (2015/10/22).
http://evolllution.com/revenue-streams/market_opportunities/bootcamps-no-longer-outside-scope-for-higher-education-institutions/



IMAGEN
Oklanica: bootcamp.
https://www.flickr.com/photos/oklanica/7717130790
 Distribuida bajo una licencia Creative Commons


martes, 20 de octubre de 2015

¿Quién manda en los MOOC?

¿Los de siempre?

Estos datos han sido proporcionados por Class Central y muestran la distribución de cursos activos por diferentes plataformas. Mirada X, con sus 150 cursos, no tiene mucho que hacer frente al Imperio.





En realidad, como es usual, ninguna plataforma de otra lengua que no sea el Inglés (véase la similar situación de France Université Numerique).

Y si desea la tabla completa, aquí está:


Proveedor
n
%
Rwaq
67
1,7
NovoED
67
1,7
iversity
70
1,7
CourseSites
81
2
Udacity
105
2,6
France Université Numerique
138
3,4
Miríada X
150
3,7
FutureLearn
196
4,9
Canvas,net
282
7
edX
698
17
Others
790
20
Coursera
1386
34



lunes, 19 de octubre de 2015

Profesores universitarios en el paro

¿Por culpa de los MOOC? ¿Quién lo iba a decir? 

Acabo de leer el texto de Antonio Cabrales “¿Cuánto nos queda a los profesores de universidad para ir a la cola del paro?”. Es interesante y lo fundamenta. Y además creo que tiene razón: los profesores universitarios serán sustituidos por máquinas… pero sólo los profesores universitarios que puedan ser sustituidos por máquinas. O, de otra forma, sólo aquellos que hacen de “enseñar” algo que puede ser hecho mejor por una máquina.

Y es que el modelo de profesor o profesora que refleja Cabrales es el de siempre, el de la televisión y las películas (con pocas excepciones), el señor o señora que se pone a hablar delante de los estudiantes. Aunque el texto habla de “tutorización”, el modelo que muestra no es el del facilitador/tutor/orientador… sino el de profesor que explica y, eso sí, aclara dudas.

Cita un ejemplo en su texto: 350 estudiantes, 350 buenos alumnos que contestan a los formularios en línea durante la clase o que participan en esas largas sesiones de 2 horas que siguen atentamente. Pero en serio, en 120 minutos, ¿cuánto tiempo tuvieron los estudiantes para hablar (descontando la explicación y las respuestas del profesor)? ¿cuántos estudiantes hablaron? Digamos que preguntaron o respondieron 5 ó 10 con 1 ó 2 minutos cada uno (y ya es optimismo).

Eso quiere decir que en el mejor de los casos, el 97% o el 99% se limitaron a escuchar pasivamente. Y si respondieron a un formulario en línea, ¿recibieron una respuesta personal del profesor? Porque desde luego no veo mucha diferencia con escribir a una máquina sin necesidad de profesor.

Pero volvamos a los alumnos activos, esos que se levantaron y hablaron en el grupo durante ¿60 segundos? (porque si hablaron 5 minutos ya sólo queda tiempo para un par más). ¿Pudieron decir algo con sentido? ¿Llegaron a expresar una idea compleja? ¿Se sintieron frustrados por no haber podido decir bien lo que pensaban y sabían?

Mire, de verdad, para profesores “largando” durante horas a grupos de 100 (o 350) alumnos, pues igual resulta que los MOOC sirven de algo al final. ¿Quién lo iba a decir?


(1*)
Recomiendo leer directamente el texto de Cabrales, con el que no me identifico en su totalidad, pero que incluye algunas referencias de interés.

Imagen:
UNIA: Experto universitario…
Distribuida bajo licencia CC


domingo, 18 de octubre de 2015

Diez ejemplos de uso del vídeo en cursos en línea

Hace 17 años incluir vídeo en un curso en línea era  complicado. Hoy el ancho de banda ha aumentado de tal modo que el vídeo se ha convertido en el rey del elearning. En próximos años seguramente nos pasaremos a mundos virtuales pero entretanto, ¿cómo utilizar el vídeo en un curso en línea?

Phil Vicent acaba de publicar 10 sugerencias que mi experiencia me lleva a considerar bastante acertadas (1*). No son las únicas pero es un buen comienzo. Para quien no se desenvuelva con el Inglés, le incluyo aquí las 10 sugerencias, pero a poco que pueda le sugiero acudir al original donde además ha incluido algunos ejemplos.

De todos modos me he permitido añadir mis comentarios (indicados con una C). Por supuesto, Vd. puede añadir sus propios comentarios.


1
Grabar contenido para un curso en línea o invertido.

C: Bueno, aquí se refiere a grabar a un docente explicando un tema, quizás ilustrándolo con esquemas o diapositivas. No es una gran idea. Se sigue pensando que aprender es escuchar a alguien. Prefiero que esos materiales estén disponibles en abierto en la red, y permitir al estudiante buscarlos (y al tiempo desarrollar sus competencias para buscar, valorar e interpretar nueva información). El ejemplo que incluye dura 15 minutos y parece una buena duración.


2
Grabar una entrevista.

C: Utilizar un género televisivo es siempre una buena opción. Existen muchos programas con entrevistas que pueden ser muy útiles. Y por supuesto, mejor que escuchar a alguien hablar continuamente es escuchar como lo hace respondiendo a unas preguntas. No olvidar un buen guión de la entrevista que la haga amena. Vincent no incluye ejemplos. Sugiero el programa Redes (utilizar fragmentos de entrevistas) o esta a Isaac Asimov (¡antes de que existiera la Web!):
https://www.youtube.com/watch?v=oIUo51qXuPQ


3
Una introducción a un curso a un tópico.

C: Incluye un ejemplo. Este modelo es ampliamente utilizado, aunque muchas veces limitado a un busto parlante. Mejor incluyendo esquemas y proporcionándole algo de estructuración. El ejemplo dura 3 minutos y medio lo que me parece una buena duración: más de 2 y menos de 5.


4
Demostrar una herramienta, una técnica, un proceso o el funcionamiento de un programa.

C: También muy utilizado en la red. Los ejemplos de uso de programas o procesos en computadores o tabletas son frecuentes mediante capturas de pantalla. Las dos cosas que más odio es que no se editen y nos hagan perder tiempo reproduciendo todo en tiempo real, y que utilicen una voz automática para ahorrarse la grabación de audio. Las recetas de cocina suelen ser un buen ejemplo aunque también hay otros muchos.


5
Grabar una clase para una revisión.

C: De este uso que propone, lo más importante es la segunda parte: “para una revisión”. Una clase grabada en vídeo difícilmente equivale a una clase “en vivo”. De hecho, las “clases” o “lecturas” tienen su mayor atractivo en dos elementos:
- La inmediatez que permite adaptar el proceso al grupo que participa.
- La introducción de elementos emocionales.
Grabar una clase anula el primero y rara vez permite el segundo (en especial en los “bustos parlantes”). Por ello muchas veces es mejor hacer un webinar, aunque éste quede grabado para una revisión posterior.


6
Capturar una grabación de imagen real y presentación de diapositivas tipo PowerPoint. Para ello utilizar un chromakey (o pantalla verde o azul).

C: Bueno, es una técnica a utilizar en algunos de los modos anteriores. No es un nuevo modo de uso. Esta técnica se ha mostrado muy eficiente según investigó Guo (2*).


7
Crear una microlección

C: Es un formato muy especifico. Y recomiendo leer la explicación publicada en Educause (3*). Me parece una opción muy adecuada para ser utilizada sistemáticamente en un curso, complementado el diseño general del curso.


8
Grabar las guías de evaluación

C: Supongo que a alguno le puede parecer un uso menor. Sin embargo mi experiencia me dice que es muy práctico. En primer lugar los estudiantes lo ven con un gran interés por razones obvias. Pero al mismo tiempo les está explicando con precisión qué se espera de ellos y por tanto los objetivos de aprendizaje, algo a lo que raramente prestan atención… tanto profesores como alumnos.
En segundo lugar ayuda al profesor a ser consciente de qué les está demandando y por tanto ayuda a mejorar su propio diseño.
Daniel Mackley  escribió hace un año una interesante entrada sobre el tema (4*).

9
Presentar un texto o un artículo o una lectura

C: Una actividad sencilla, fácil de realizar (basta un busto parlante) y que ayuda a los estudiantes a orientar mejor su lectura. Claro, debe conseguir que lean lo que hoy no es fácil ☺


10
Grabar la devolución de la evolución de un módulo.

C: Personalmente creo que esto funciona mejor en un entorno interactivo, tipo videoconferencia o webinar.


Hay otras formas de utilizar las grabaciones de vídeo. Y sobre todo, hay muchas otras formas de utilizar el vídeo:

  • Interactuando en videoconferencias individuales o en pequeño grupo
  • Permitiendo la participación en grupos medianos, en webinar
  • Siendo los propios alumnos los que aporten sus vídeos.


Y siempre recurriendo al maravilloso, inabarcable y genial archivo público y gratuito que es la Web.




(1*)
10 Ways to Use Video in Your Teaching
PHIL VINCENT · Technology Enhanced Learning. OCTOBER 16, 2015

 (2*)
Guo, Ph., Kim, J. & Riubin, R. (2014). How Video Production Affects Student Engagement: An Empirical Study of MOOC Videos. En ACM Conference on Learning at Scale, Atlanta (Georgia), US, 4-5 marzo 2014.
Ver un resumen en:


(3*)
THINGS YOU SHOULD KNOW ABOUT...MICROLECTURES

(4*)
Assessment Guidelines: Videos for Students
BY DANIEL MACKLEY · Technology Enhanced Learning. SEPTEMBER 29, 2014



IMAGEN
Jsawkins: Camera operator setting up the video camera.
Distribuida bajo licencia CC. Algunos derechos reservados.


viernes, 16 de octubre de 2015

Tres cuestiones sobre TIC en Educación

En este siglo XXI lo importante no es conocer las respuestas, y ni tan sólo saber encontrarlas. Lo importante es conocer cuáles son las preguntas (1*).

¿Qué tres cuestiones consideras que son insoslayables al momento de pensar en TIC y Educación? (2*)



Para pensar cómo introducir las TIC en Educación, primero debemos preguntarnos:

  • ¿Cómo se comunican hoy los alumnos? (¿cómo leen, escriben, comparten?, ¿cómo crean?, ¿cómo expresan sus opiniones, sus pensamientos y sus emociones? ¿con qué límites? ¿en qué foros?)
  • ¿Cómo aprenden hoy los alumnos? (¿qué preguntas les interesan? ¿cómo buscan las respuestas? ¿cómo son críticos? ¿cómo colaboran con sus iguales buscando soluciones a sus problemas y cómo comparten esas soluciones?)
  • ¿Cómo viven hoy los alumnos? (¿Cómo entienden la autoridad? ¿qué y a quién respetan? ¿cómo respetan los derechos de autor y cómo los entienden? ¿cómo organizan su vida? ¿cómo hacen coexistir y superar sus contradicciones?)

Sólo después podemos plantearnos introducir Facebook o Twitter en el aula. Porque tendremos que hacerlo del modo como ellos se comunican, del modo cómo ellos aprenden y del modo como ellos viven.


Pero seguramente para Vd. las preguntas serán otras. ¿Cuáles?



(1*)
Preguntas y respuestas en el siglo XXI.
http://basiletic.blogspot.com.es/2014/08/preguntas-y-respuestas-en-el-siglo-xxi.html




(2*)

Desde el Proyecto Educación y Nuevas Tecnologías, FLACSO/Argentina (1*), han preparado un interesante material de debate y reflexión, una buena base para un programa de formación sobre uso de las TIC en la enseñanza.

Preparado por Christian Milillo, Valeria Odetti y Gisela Schwartzman, este material se lanzará mediante una actividad en abierto a principios de Diciembre.

Pero para abrir boca,  les ofrezco esta reflexión sobre “¿Tres cuestiones insoslayables en el momento de pensar en TIC y Educación? El resto, con Graciela Rabajoli, Florencia Ripani, Vera Rex, Axel Rivas y Rosalia Winocur, en unas semanas, ¡no se lo pierdan!.

viernes, 9 de octubre de 2015

¿Sus alumnos son ciudadanos digitales responsables? Nueve claves.

Mike Ribble publicó hace 4 años el libro “Ciudadanía digital en las escuelas”, obra que ahora ha vuelto a reeditar. Estas son las 9 claves (agrupadas en 3 ejes) para preparar a la ciudadanía digital (1*).



(es decir, respetarse a uno mismo y a los otros)

  • Etiqueta. Los estudiantes deben entender que lo que dicen afecta a los otros: recordar siempre que al otro lado hay una persona.
  • Acceso. No todos tienen las mismas oportunidades de acceder a la red: ayudarles es incrementar su participación ciudadana.
  • Ley. Es tan fácil utilizar los medios digitales que podemos olvidarnos de que existen leyes sobre la propiedad o los derechos del autor.


E
(es decir, educarse a uno mismo y a los otros)

  • Alfabetización. Conocer y dominar los medios digitales para mejor comunicar.
  • Comunicación: aprender a comunicar es pensar primero en el mensaje que queremos enviar, después el medio a utilizar (quizás el email, quizás Twitter…) y finalmente en la audiencia.
  • Comerciar. Nuestros datos, y en particular los bancarios, son de uso frecuente para comerciar en Internet. Los alumnos deben saber cuándo proporcionarlos y cuándo no.


P
(es decir, protegerse a uno mismo y a los otros).

  • Derechos y responsabilidades. Crear confianza y confiar en nuestros amigos en la red. Pero también saber permanecer seguros cuando están conectados.
  • Seguridad. Proteger nuestros instrumentos y nuestros datos de los intrusos.
  • Salud y bienestar. Considerar un buen equilibrio entre el mundo real y el virtual. No olvidar el encuentro cara a cara con amigos y familia.





(1*)  Este texto es un resumen traducido del Inglés de la entrada del mismo autor:
Ribble, M. (2015). Digital citizenship is more important than ever. ISTE (15/9/2015).
https://www.iste.org/explore/articleDetail?articleid=535&category=Lead-the-way&article=Digital+citizenship+is+more+important+than+ever

IMAGEN
Maria Elena: “compartir tablet soporte multiusuario2”.
https://www.flickr.com/photos/melenita/16229645818
Distribuida bajo licencia CC.
https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/

miércoles, 7 de octubre de 2015

¿Tiene futuro la universidad? Preguntando a Piscitelli

Aprendemos en la red, enseñamos en la red, educamos en la red.
Aprendemos de los otros, enseñamos a los otros, educamos a los otros.
¿Para qué una escuela?
¿Para aprender sólo la versión oficial?

Un interesante diálogo con Piscitelli (1*) sobre el futuro de la universidad.




Más información en:
http://medialab-prado.es/article/futuro-universidad-piscitelli




lunes, 5 de octubre de 2015

Las 100 mejores herramientas para aprender en 2015

Un nuevo modo de enseñar.

Jane Hart publicó hace unos días los resultados de una encuesta entre 2000 profesionales de la Formación, incluyendo tanto el Sistema Educativo como la Formación en la Empresa. Y ha obtenido su lista de las 100 herramientas (entornos y aplicaciones digitales) más importantes para el aprendizaje (1*).  Esta clasificación la lleva haciendo desde el año 2007 así que puede resultar interesante como indicadora de tendencias.

A considerar:
  • La herramienta preferida es… ¡Twitter!. Y lo lleva siendo 7 años seguidos.
  • El primer software específicamente educativo que aparece es Moodle… ¡en el puesto 15! Y ha descendido 3 puestos. Edmodo ocupa el 39 y ha subido 2 lugares.
  • Si desea preparar materiales de aprendizaje, no olvidar a Articulate (puesto 26), pero si quiere grabar un vídeo con una presentación, aproveche ese pequeño recurso, PowToon que ocupa el puesto 10 (después de subir ¡27 lugares! este año)
  • ¿Y sobre los MOOC o similares? Khan ocupa el puesto 33 y Coursera el 44.
  • Entre los 5 primeros, tres recursos de Google (Youtube, y subiendo; búsquedas de Google; Google Drive). El quinto es el siempre presente PowerPoint.
  • La Wikipedia se mantiene entre los primeros 25 (en el puesto 12) junto con Blogger y Wordpress, aunque éste último le gana al anterior por 10 puestos.
  • Skype recupera 16 puestos este año, llegando al lugar 9 (llegó a estar el tercero) quizás gracias a Skype for Business y Skype in the Classroom. Pero, ¡ojo!, este año entra en juego por primera vez Google Hangouts (separado de Google+, y lo hace en el puesto 23.

Encontrará muchas herramientas conocidas en esta lista. Y algunas nuevas. Pero una conclusión destaca: los recursos abiertos de la web 2.0 dominan. Puede ser la consecuencia de una desviación en la muestra. Pero el dato coincide con mis “indicadores personales” (es decir, lo que observo en esos colegas que no son especialistas en Tecnología educativa pero son inquietos e innovadores ☺.

Desde hace años utilizo y enseño en mis cursos únicamente estos recursos abiertos, generalmente enfrentado o tolerado por las organizaciones que prefieren entornos cerrados. No hace falta ser muy brillante para darse cuenta que estos (Twitter, Youtube, Google, Dropbox…) responden al espíritu inicial de Internet (releer a Tim Berners-Lee). Los otros, las plataformas como Moodle, los repositorios de cursos como Coursera, “utilizan” Internet adaptándolo a un modelo de enseñanza/aprendizaje tradicional. ¿Por qué?

  • Mayor control de la actividad del alumno.
  • Protección de la privacidad de los participantes.
  • Protección de los derechos de autor (entendidos de una forma determinada).
  • Asegurar la recuperación de las inversiones y las ganancias derivadas.

Pero si Vd. estuviera enseñanza a conducir a su hijo o hija: ¿le haría llevar el coche únicamente por circuitos cerrados y protegidos o lo acompañaría en su aprendizaje en calles de verdad y entre coches de verdad?

Internet ha creado un nuevo modo de conocer (2*).

Ahora está creando un nuevo modo de enseñar y aprender.



(1*)
Hart, J. (2015). Top 100 Tools for Learning 2015.
http://c4lpt.co.uk/top100tools/
Puede verse también en forma de presentación multimedia en:
http://www.slideshare.net/janehart/top-100-tools-for-learning-2015-52992784

(2*)
Es el síndrome de Frankestein según lo enunció Postman en 1991 . Puede verse el tema desarrollado en:
Bartolomé, A. (1996). Preparando para un nuevo modo de conocer. Edutec. Revista electrónica de tecnología Educativa, 4. Dic. 1996.
http://edutec.rediris.es/Revelec2/Revelec4/revelec4.html