sábado, 14 de mayo de 2016

¿Eliminar tabletas y ordenadores?

¿Quién o qué sobra en el aula?

Por si alguien no lo lee, un estudio (1*) en la academia militar de West Point muestra que los estudiantes que utilizan en clase tabletas o ordenadores obtienen una nota más baja que podría hacerles suspender, exactamente 1,7 décimas de nota sobre 10, es decir, en vez de un 5 podrían sacar un 4,83.

Y en el artículo incluyen una foto (única) en la que podemos ver lo altamente “participativas” que son las clases, y el "entusiasmo" con el que los estudiantes siguen la, seguramente, "extraordinariamente atractiva" explicación del profesor.

Me pregunto si en un diseño semipresencial, de aprendizaje auténtico, de PBL o de clase invertida, por poner algunos ejemplos, ¿también obtendrían peores resultados los estudiantes que utilizan tabletas y ordenadores?. ¿O quizás en esos casos es que NO ES POSIBLE estar en el aula sin utilizarlo?

Claro, la conclusión al final es muy clara: si Vd. enseña con una metodología del siglo XVI o XIX, utilizar los ordenadores en el aula no es beneficioso.

Y, de verdad, estoy totalmente de acuerdo con el estudio. Lo que no sé es si lo que sobran son los ordenadores, la metodología que se utiliza, o directamente los profesores y educadores que viven en siglos pasados.

Pero no se pierda la foto (por eso la he dejado para el final):




(1*). Straumsheim, C. (2016). Leave It in the Bag. Inside Higher Education. https://www.insidehighered.com/news/2016/05/13/allowing-devices-classroom-hurts-academic-performance-study-finds

(2*) "On a test with a maximum score of 100, that means the students who used computers and tablets in the classroom -- even specifically for class purposes -- scored 1.7 points lower than students who didn’t."

IMAGEN: ISTOCK. A título de ilustración y cita, reproducida del artículo original.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada