martes, 28 de junio de 2016

Convertir en táctil la pantalla del portátil, por menos de 60 euros

Y, gratis, una lección adicional sobre tecnología.

Lo de la pantalla del portátil es muy fácil: basta comprar por 69 dólares americanos una pequeña barrita que se coloca en la parte inferior de la pantalla y se conecta al  puerto USB del ordenador portátil. Se puede encargar en la web de la empresa AirBar (1*) y en este momento está disponible es cuatro anchos:
11,6 pulgadas
13,3 pulgadas
14,0 pulgadas
15,6 pulgadas

Pero lo mejor es la lección gratuita: ¿es una buena idea?



Hace muchos años, 23 para ser exactos, iniciamos un proyecto con niños de 3 años, en el que les permitíamos jugar con ordenadores multimedia dotados de pantalla táctil (2*). Pensábamos ingenuamente que utilizar el ratón sería muy complicado. Lo cierto es que lo único que conseguimos fue manchar con chocolate las pantallas.

¿Y qué pasa con las pantallas táctiles en teléfonos y tabletas? Pues que son una maravilla, pero no porque una pantalla táctil sea siempre mejor, sino porque cuando utilizamos una tableta, interactuar con la pantalla del aparato que estamos sujetando con las manos o en el regazo es algo fácil y natural, quizás ergonómicamente adecuado.

Y si estoy sentado con las manos apoyadas en un teclado en una mesa delante de mí. ¿qué es más cómodo?, ¿desplazar la mano a la derecha y sujetar el ratón o levantar el brazo y actuar sobre la pantalla?

Cuando pensamos en usabilidad también hemos de tener en cuenta la diferente situación en que se utiliza un dispositivo. Una pantalla táctil no es lo mejor siempre ni para todos.  Ni un ratón tampoco (para las tareas más repetitivas prefiero utilizar las teclas de comando).

Así que gasta US$ 69 en hacer táctil la pantalla de nuestro portátil puede ser una buena idea para algunos y mala para otros.

La lección, gratis, es: “Jugar y explorar es divertido y nos permite aprender… pero hacerse profeta de cualquier novedad no es lo mismo”.




(1*) http://air.bar

(2*) Se llamaba el proyecto Grimm. Sesudos educadores de la época y dos psicólogas a las que entrevistaron en La Vanguardia nos alertaron de que eso mataría la sensibilidad de los niños. Hasta el momento no hemos detectado ese pernicioso efecto en los niños que realizaron la experiencia. Otros nos recomendaron que siguiéramos utilizando la tortuga logo guiándola con el teclado. Un experto catalán, vejete pero no simpático, dijo públicamente que sus alumnos no necesitaban muletas (refiriéndose al ratón). Y es que de doctrinarios el mundo siempre ha estado lleno.

2 comentarios:

  1. El ser humano ha aprendido que todo aquello que esta en su entorno y se pueda tocar,és más funcional que aprender otras funciones para manipularlo, por lo tanto la pantalla tactil és más atractiva a a un infante que una tecla con un grafico.
    Dejo el enlace del articulo escrito el Dec 17 del año 2015 ,que explica con detalle las funciones y utilidades de Airbar de NEONODE
    http://www.pcworld.com/article/3016395/hardware/neonodes-airbar-uses-beams-of-light-to-turn-any-laptop-into-a-touchscreen-laptop.html

    ResponderEliminar
  2. Comparto que seguramente es más intuitiva para la mayoría de infantes. El tema de atractivo está ligado a una dimensión emocional de nuestro cerebro y eso complica el tema de las diferencias (y la riqueza de esas diferencias) entre personas. Esa mayor facilidad intuitiva de uso está en la base del éxito con que utilizan las tabletas. Notar que AirBar no está pensado para tabletas sino para ordenadores. Aquí posiblemente no sea tan elevado el número de usuarios que consideren atractivo tener el brazo estirado y en alto para trabajar algunas horas con su portátil. Los portátiles que se convierten en tabletas no tienen ese problema cuando aprovechan las posibilidades de la interacción con la pantalla.

    Aparte de estas consideraciones en las que seguro que estamos de acuerdo, gracias si contribuye indicando siempre su nombre. Si no, podría parecer que se trata de publicidad encubierta y puede llegar a provocar la reacción contraria a la deseada: un rechazo ante una posible manipulación. Pero estoy seguro que no es su caso.

    ResponderEliminar