jueves, 2 de junio de 2016

Maestros buscando velas en el horizonte

Algunos estaban acurrucados bajo las palmeras, sumidos en la más absoluta desesperación, mirando como hipnotizados el casco destrozado del Frigate Bird. Otros rebuscaban sin sentido entre los desechos arrojados a la playa o se lavaban las heridas en los bajíos.
 Así describe Morris West la escena después del naufragio en El navegante. A partir de ese momento el grupo de hombres y mujeres pondrá en marcha la tarea de sobrevivir en una isla a la que nunca llegará un barco para recogerles. Nunca nadie les preguntó si deseaban cambiar sus costumbres y adaptarse a los recursos de la isla. No fueron ellos quienes tomaron la decisión de quedarse allí.

Esta escena es muy similar a la que se produce en los centros de enseñanza. Los ordenadores, el vídeo y todas esas prometidas maravillas tecnológicas no entran en la escuela o en el bachillerato por ser o no excelentes instrumentos que ayudan a mejorar la docencia. No entran porque los profesores los deseen o porque sea una buena idea comprarlos. Entran porque están ahí y porque a esos profesores y alumnos les ha tocado vivir en una sociedad tecnológica y audiovisual, en el comienzo del siglo XXI.

Al igual que los náufragos de “El navegante”, los profesores de hoy no pueden elegir, no pueden soñar crear un mundo cerrado con sus alumnos, diferente y separado del mundo real exterior. Porque son los propios alumnos los que llevan ese mundo dentro.

Los profesores y las profesoras, tan habituados a explicar desde su autoridad las diferencias entre lo correcto y lo incorrecto, se sienten tentados a valorar este hecho, a juzgarlo, y si, como en muchos casos, el veredicto es negativo también se siente tentados a rechazar el uso de la tecnología. O atribuirle una función residual en el proceso docente. Posiblemente las conclusiones sean correctas en la mayoría de casos, pero el veredicto es tan inútil como la conducta del náufrago que en vez de tratar de sobrevivir en un entorno nuevo e incluso hostil, emplea las horas en mirar hacia el horizonte buscando la vela que le salve.

Bartolomé, Antonio R. (1999). Nuevas Tecnologias en el aula. Guía de supervivencia. Barcelona: Graó. http://abartolomepina.wix.com/nntt

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada